Guadalquivirgrachten en paseo.

Yo aún no había nacido.
Las calles estaban por hacer y las plazas no eran aún.
Ni aún los dientes. Ni aún la boca.
Y el monstruo que no sabe dormir
iba levantando la cabeza por detrás de todo el invierno.

"No hay olvido" hacía el eco de las azoteas más altas,
el brillo iba por el vértigo de los alféizares
y el frío de las agujas clavado en la cara de los labios más frescos.
Entonces, fue entonces. De los dientes y del cabello.
De lana, de carne y de filo del cristal. Filo, he dicho.
De los labios del garabato en la espalda de los pájaros atravesados en la garganta,
del animal entero que asoma cuando asomas.

Cómo fue la punialada? fue así, mira, así fue.
El aire se escapaba furioso por debajo de los puentes y las esquinas
los golpes del pecho, el tumulto en las venas, la bocanada de aquí dentro.
Entonces, fue entonces. Nací, lo recuerdo bien.
De temblores y terremotos, de alertas y alarmas, de azoteas,
atravesado como la medialuna tras las catedrales más altas.
Fue así, mira, así fue. Un suspiro. Y el universo entero se queda sin respirar.

Después tuve pulmones, tuve estómago y sangre, tuve hueso,
una grieta desde aquí hasta aquí
y un "No hay olvido" por las azoteas más altas.
Haciendo la guardia por los cristales
y aún sin saber dormir.

Mittwoch, 10. April 2013

2 Comments:

alabama said...

En los cielos extranjeros se escondían los colores nuevos y, mientras el filo del aire atravesaba las pestañas de los ojos más hambrientos, surgió un claro de luz en el costado de la carne más deliciosa. Los suspiros retorcieron alientos. Silencio, ha nacido. Vértigo, vértigo que cae desde la azotea más cansada hasta el alfeizar del pecho. Colores que se mezclan cuando el animal que no sabe dormir asoma cuando asoma así. Bajo las faldas de la piel, en la puntualidad de los dientes, detrás del hueso... ¿Escuchas los golpes?

Mer DC said...

Hay un sueño. Sólo hay una historia que continúa. Y cómo despertar si ha de continuar? Y si siempre dormimos?
Subimos a la azotea y encontramos cuatro globos encendidos en las esquinas... y si era de dia? Hay un viaje...

 
Bufaladas - Wordpress Themes is proudly powered by WordPress and themed by Mukkamu Templates Novo Blogger